Utilizamos cookies de servicios de terceros para actividades de marketing y para ofrecerle una mejor experiencia. Lea sobre cómo usamos las cookies y cómo puede controlarlas haciendo clic en "Política de cookies".


Política de cookies

Historia

Cuevas del Drach, Mallorca..

Historia

Nuestra historia

Aunque de la Edad Media no existen referencias concretas, algunos historiadores sitúan la primera noticia escrita de la cueva en un mensaje de Roger de Rovenach, gobernador de la isla, al alcalde de Manacor.

Primera aparición del nombre “Drach” en el libro “Historia del Reino de Mallorca” de Dameto.

Las cuevas fueron citadas por la mayoría de historiadores y geógrafos: Cardenal Despuig, en su Mapa de la isla de Mallorca; Berard y Solà en su “Viaje por el interior de la isla”; Joaquín María Bover en “Noticias histórico-topográficas de la isla de Mallorca”.

El militar y entomólogo alemán Friedrich Will, invitado a Mallorca por el archiduque Luis Salvador de Austria, trazaba el primer plano conocido de las Cuevas del Drach.

El artista francés Gaston Vuillier visitó las cuevas en 1888. Era amigo personal de Édouard Alfred Martel e influyó en las campañas científicas del espeleólogo. En 1889 publicó “Viaje a las Islas Baleares” en el que describe con detalle su visita a las Cuevas del Drach.

Son mencionadas en el libro “Clovis Dartetor” de Julio Verne. Posiblemente inspirado en la obra de sus contemporáneos, como Vuillier y el Archiduque Luis Salvador. En uno de los fragmentos enumera las maravillas de la isla y las grutas naturales del Drach a los ojos de un viajero: “¡consideradas como las más bellas del mundo, con sus lagos legendarios, sus capillas de estalactitas, sus baños de aguas limpias y frescas, su teatro, su infierno, denominaciones fantásticas si se quiere, pero que merecen las maravillas de aquellas inmensidades subterráneas!”

El francés Édouard Alfred Martel, considerado el padre de la espeleología moderna, llega a Mallorca en septiembre de 1896 por consejo de su amigo Vuillier y bajo la protección del sabio mecenas y gran historiador de la isla el archiduque Luis Salvador. Durante su exploración, acompañado de su colega Louis Armand, descubre nuevas cavidades y un gran lago subterráneo que hoy lleva su nombre. E. A. Martel levantó un plano esquemático de la cueva con las nuevas áreas descubiertas.

Se abre una nueva entrada a la cueva frente a Cala Murta, desde entonces convertida en la entrada oficial para las visitas.

El ingeniero catalán Carles Buïgas, conocido como “el mago de la luz”, culmina, después de quince meses, su proyecto de iluminación eléctrica del interior de la cueva que incluye el espectáculo conocido como “Amanecer en el lago”.

Datos científicos

Las cuevas se desarrollan en el interior de unas rocas carbonatadas de entre 11 y 5,3 millones de años, formadas durante el periodo Miocénico superior, cuando en el mar Mediterráneo reinaba un clima mucho más cálido, por los restos de arrecifes de coral y conchas de organismos marinos acumulados en el lecho del mar.

Las rocas son de composición calcárea, formada por minerales como la Calcita o la Aragonita, que se pueden disolver fácilmente por la acción del agua de lluvia que filtra a través de las grietas o por la porosidad del terreno. Esas filtraciones son las causantes de la formación de cavidades en el terreno, y a medida que van aumentando de tamaño se forman las salas y los lagos, y a continuación se van cubriendo de estalactitas que se forman en el techo y de estalagmitas que nacen en el suelo a consecuencia del goteo de las estalactitas, llegando a veces a unirse formando una columna.

El crecimiento de las estalactitas y estalagmitas oscila entre 0,2 y 1,6 milímetros cada año.

Otras formaciones visibles son los lienzos y las estalactitas arborescentes, debidas al fluir del agua en forma de película.

Las diferentes tonalidades en las paredes o en las formaciones se deben a los minerales arrastrados por el agua al atravesar el terreno.

La temperatura de la cueva varía entre los 17ºC y 21ºC, y la del agua entre los 18ºC y 19ºC. La humedad relativa es alrededor del 90-95%.